l. a. PIETÀ El destino estaba a punto de darle al joven artista un empujón gigante en dirección a los angeles Sixtina. El cardenal Riario, aunque muy complacido con su nuevo Baco, estaba más que un poco avergonzado por l. a. sexualidad evidente de los angeles estatua. Rápidamente se los angeles dio a Jacopo Galli —un amigo cercano—, para que hiciera de ella los angeles valuable escultura de su jardín de estatuas romanas antiguas, donde indudablemente l. a. hizo pasar ante los visitantes como un artefacto pagano. Sin embargo, Galli debió decirle los angeles verdad a su amigo, el cardenal Bilhères de Lagraulas, embajador del rey francés en los angeles Santa Sede. Sin perder un instante, el Cardenal le encargó a Miguel Ángel una obra privada, esta vez con un tema decididamente cristiano: una pietà, una escena iconográfica común en el arte cristiano. los angeles palabra pietà no se traduce, pero curiosamente corresponde perfectamente a l. a. palabra hebrea rachmanut, una combinación de compasión, benevolencia, conmiseración, consuelo, aflicción, tristeza y dedicación. Es en el preciso momento en l. a. Pasión de Jesús en que su cuerpo sin vida es bajado de los angeles cruz y colocado en el regazo de su afligida madre María. period un gran desafío para cualquier artista, pues period una escena muy difícil de reproducir: el cuerpo flácido de un hombre adulto estirado sobre el regazo de su madre de edad madura. Las versiones previas de l. a. pietà parecían desmañadas y desequilibradas. Galli, quien actuó como intermediario, le prometió al cardenal francés que recibiría l. a. escultura de mármol más hermosa de toda Roma, algo que ningún otro artista podría crear. Aunque el comentario puede haber parecido poco más que los angeles hipérbole común del sur de Italia en esa época, l. a. promesa de Galli se hizo profética. Miguel Ángel hizo que el acaudalado Cardenal pidiera un bloque de mármol de Carrara de los angeles más alta calidad y sumamente costoso. Sabía que este encargo sería su gran carta de presentación a Roma, un trabajo que podía marcar l. a. diferencia entre el éxito o el fracaso en su carrera. Se tomó todo un año de su vida esculpiendo los angeles estatua, dedicando varios meses para pulirla a mano una y otra vez, hasta que el cuerpo de Jesús pareció resplandecer desde su inside. Miguel Ángel tenía 24 años de edad cuando terminó l. a. obra en 1499. Como ya se ha mencionado, a ningún artista se le permitía firmar obras para los angeles jerarquía eclesiástica. Aparentemente, el propósito period mantener a los artistas en su lugar, y “protegerlos” del pecado de l. a. soberbia. Y ello a pesar del hecho de que los papas y cardenales no tenían problema alguno en poner sus nombres, rostros y escudos de armas en cualquier lugar de las construcciones y obras de arte de l. a. época.

Rated 4.86 of 5 – based on 35 votes