Throughout their lives the Reys created many full of life books jointly, together with Spotty, Pretzel, and lift-the-flap books akin to How Do You Get There? Their incorrigible little monkey, Curious George, has develop into an American icon, promoting thousands of books and shooting the hearts of readers everywhere.

Show description

Read or Download Jorge el Curiosa Encuentra Trabajo (Curious George) PDF

Similar Childrens Literature books

Matilda

“The Trunchbull” is not any fit for Matilda! Matilda is a candy, extraordinary younger lady, yet her mom and dad imagine she's only a nuisance. She expects university to be varied yet there she has to stand omit Trunchbull, a kid-hating terror of a headmistress. whilst Matilda is attacked by means of the Trunchbull she abruptly discovers she has a amazing strength with which to struggle again.

The Berenstain Bears and the Easter Story: Stickers Included! (Berenstain Bears/Living Lights)

The undergo cubs are candy-crazy this Easter! yet Missus Ursula and a few Sunday institution scholars inform the cubs approximately Jesus’s resurrection and exhibit them that salvation is way sweeter than sweet! encompasses a sheet of colourful stickers!

The Grandpa Book

Along with his outstanding and attribute bright illustrations and easy, yet poignant textual content, Todd Parr celebrates the particular bond among grandparents and grandchildren. From golf Grandpas to Grandpas who wiggle their ears, inform tales, and provides kisses, this e-book is a tribute to all of the other forms of Grandpas on this planet.

Additional info for Jorge el Curiosa Encuentra Trabajo (Curious George)

Show sample text content

Si quieres, te puedo llevar con él. Así que bajaron al subterráneo, y tomaron un metro hacia las afueras para llegar a casa del amigo del cocinero, quien trabajaba como ascensorista en un rascacielos. —¡Claro que me puedes ser útil! —le dijo el ascensorista a Jorge—. Te daré lo que necesitas para hacer este trabajo. Puedes comenzar ahora mismo. Pero recuerda, estás aquí para limpiar ventanas. No importa lo que esté haciendo l. a. gente dentro de su casa. No seas curioso o te verás en un aprieto. Jorge prometió portarse bien, pero a los monitos a veces se les olvida... Jorge estaba listo para empezar. �Caramba, cuántas ventanas había! Pero Jorge lo hacía rapidísimo, gracias a que usaba sus cuatro manos. Saltaba de ventana en ventana igual como saltó alguna vez de árbol en árbol en los angeles jungla africana. Por un rato, Jorge se mantuvo concentrado en su trabajo y no le prestó ninguna atención a l. a. gente que había adentro. Por supuesto que estaba curioso pero no olvidaba su promesa. En un cuarto, un niñito lloraba porque no quería comer sus espinacas. Jorge ni siquiera lo miró, sino que siguió concentrado en su exertions. En otro cuarto, un hombre tomaba una siesta y roncaba. Jorge lamentó que no se tratara de su amigo, el hombre del sombrero amarillo. Se quedó un rato escuchando aquel simpático ruidito y luego regresó a su trabajo. Pero, �qué estaba pasando aquí? Jorge paró de trabajar y pegó su nariz a l. a. ventana. Dos pintores estaban trabajando adentro. Jorge estaba fascinado. �Pintar parecía mucho más divertido que limpiar ventanas! Los pintores ya estaban a punto de irse a almorzar. En el mismo instante en que salieron, Jorge se metió de un brinco. �Qué maravillosas pinturas y brochas tenían! Jorge no se pudo resistir... Una hora después, los pintores volvieron. Abrieron los angeles puerta y se quedaron allí parados, con los angeles boca abierta. l. a. sala completa se había convertido en una jungla con palmas por todas las paredes y una jirafa y dos leopardos y una cebra. �Y un monito estaba muy ocupado pintándose en una de las palmas! �Entonces los pintores se dieron cuenta de lo ocurrido! Por suerte, Jorge estaba cerca de una puerta. Salió corriendo tan rápido como pudo. Tras él corrían los dos pintores, luego el ascensorista y luego l. a. señora que vivía en aquel lugar. —¡Ay, mi lovable sala, mi cute sala! —se lamentaba l. a. señora—. �No lo dejen escapar! Jorge se escabulló por l. a. escalera de incendios. Jorge logró llegar al ultimate de los angeles escalera de incendios. Los demás no habían logrado alcanzarlo aún. Ésta period su oportunidad. �Ellos no podían saltar! Pero Jorge sí podía saltar fácilmente y escapar. �En un momento estaría a salvo! �Pobrecito Jorge! Había olvidado que el pavimento period tan duro como una piedra ... no como l. a. artful hierba de l. a. jungla. �Qué malo! Con l. a. caída se rompió una pata y una ambulancia tuvo que llevárselo al clinic. —¡Le tocó lo que se merecía! —dijo los angeles mujer—. �Mira que convertir mi apartamento en una jungla! —¡Le dije que se metería en problemas! —añadió el ascensorista—. period demasiado curioso. Jorge tuvo que quedarse en cama con su pata en alto dentro de un yeso.

Rated 4.38 of 5 – based on 34 votes