By Diego Tomasi

Overview

Este libro es l. a. crónica de l. a. relación entre un escritor y una ciudad. Es también un viaje por el tiempo, ese tiempo que nadie percibió ni describió como Julio Cortázar. El vínculo de Cortázar con Buenos Aires es important en l. a. constitución de su personalidad, de su literatura, de su mirada del mundo, afirma Diego Tomasi. Cortázar por Buenos Aires busca al escritor en l. a. ciudad y camina de su mano.

Buenos Aires por Cortázar busca a l. a. ciudad en sus libros y en sus palabras. ¿Cuántos días estuvo Cortázar en Buenos Aires? ¿Qué hizo durante esos días? ¿Con quiénes se reunió? ¿Qué lugares recorrió? ¿Qué significado tuvo Buenos Aires en su literatura? A cien años de su nacimiento y treinta de su muerte, Cortázar está vivo en su obra, en sus cartas y en el recuerdo de quienes lo conocieron.

Sus recorridos por Buenos Aires han dejado huellas. Con certera sutileza, Diego Tomasi rastrea esas huellas en una investigación fascinante, que revela aspectos nuevos, a menudo desconocidos, de los angeles vida y l. a. obra del inolvidable escritor argentino.

Show description

Read or Download Cortázar por Buenos Aires, Buenos Aires por Cortázar PDF

Best Autobiography books

Blindsided

Former Australian rugby union legend and international Cup winner, now acclaimed tv activities pundit, on his glittering profession within the online game – and the way shut he got here to wasting his lifestyles. Few avid gamers within the background of the sport have had as illustrious a profession as Wallaby fly-half and captain Michael Lynagh. In an period while Australia took the rugby international by means of typhoon with their glittering array of mercurial expertise, in leader orchestrator and brave captain Lynagh they'd a pivotal determine at fly-half who formed their sort of play and while performed an immense ambassadorial function on the planet video game.

Dharma Punx

Fueled through the tune of revolution, anger, worry, and depression, we dyed our hair or shaved our heads . .. consuming acid love it was once sweet and chasing pace with affordable vodka, smoking truckloads of weed, all in a useless try and get numb and remain numb. this is often the tale of a tender guy and a iteration of indignant youths who rebelled opposed to their mom and dad and the unfulfilled promise of the sixties.

Tony Hawk: Professional Skateboarder

During this younger grownup autobiography, Tony Hawk stocks the tales from his existence that experience helped him develop into a skateboarding hero. Hawk speaks of being a super-competitive ′demon′ baby who came upon peace whereas on a skateboard. Classmates teased him due to his curiosity in an ′uncool′ activity. rather than retaliating with violence, he practised much more.

Red: My Uncensored Life in Rock

Sammy Hagar—legendary lead singer of Van Halen, founding father of the Cabo Wabo Tequila model, and one among rock music’s so much notoriously winning performers—tells his unforgettable tale during this special autobiography of a existence on the best of the charts. From his decade-long trip along Eddie Van Halen to his raucous solo occupation with Chickenfoot and every thing in between—the medications, groupies, and excesses of popularity, the outrageous stadium excursions, and the joys of musical innovation—Hagar unearths all during this treasure trove of rock-and-roll battle tales.

Extra info for Cortázar por Buenos Aires, Buenos Aires por Cortázar

Show sample text content

Y lectores, que iban a ver al Cortázar escritor. Uno de los testigos del evento fue el fotógrafo Eduardo Comesaña, que tomó algunas de las imágenes más recordadas de ese día. Comesaña menciona que en el acto estaban, entre otras personas, los curas Carlos Mugica y Jerónimo Podestá, que eran muy respetados por su militancia política y social en los barrios más pobres de l. a. ciudad. También estaba presente María Elena Walsh, que entonces period ya una figura muy relevante en los angeles cultura argentina. Sara Facio, que participó del encuentro para sacar fotos, recuerda: �María Elena estaba un poco asombrada, porque no sabía que ése no iba a ser un acto literario». Después de las palabras de Vicente Zito Lema y Raimundo Ongaro, se dio l. a. posibilidad al público de hacerle preguntas a Cortázar. Y entonces, a pesar de los angeles presencia de tantas personalidades ligadas al compromiso con los angeles revolución, el aire se espesó. �Le hicieron preguntas muy duras a Julio —recuerda Zito Lema—. Alguna gente recordaba antiguas declaraciones suyas, de muy joven, que tenían un tono liberal. Otras personas le preguntaban, por ejemplo, por qué no venía a vivir a Argentina. Todas esas preguntas salieron a flote. Algunas, de muy buena fe, y otras de no tan buena fe». Sara Facio tiene un recuerdo related sobre l. a. situación. Cuenta: �Fue un acto muy politizado. Había un clima muy cargado. Por supuesto que él ya tenía experiencia en esas cosas, pero yo no. Me pareció, inclusive, un momento violento, y no me gustó nada. Él estaba en un rol que yo no le conocía, actuando como en un mitin político. El público gritaba, le decía cosas. Una señora lo increpó, preguntándole por qué no venía a luchar acá. Pero él lo manejó con mucha elegancia, muy bien». Zito Lema acuerda con esta apreciación, y detalla: �Julio contestó a las agresiones con tanta honestidad y tanta capacidad de autocrítica, que el clima cambió. El tema de fondo es que Cortázar period un tipo tan honesto que si l. a. pregunta venía de mala leche, él l. a. contestaba de tan buena forma que casi quedaba como desnuda l. a. mala fe del que preguntaba. Él se desnudó de una forma absoluta, en sus sentimientos, en sus contradicciones, pidió disculpas, y todo se fue acomodando de a poco. Tanto Rodolfo como yo dábamos fe de que Julio estaba ahí genuinamente. Su honestidad y su calidez hicieron que aún los que no lo querían mucho lo aceptaran. Los menos lo aceptaron, y los más, al ultimate, lo aplaudieron muy fuerte». Una foto de Eduardo Comesaña ilustra ese cambio de aire. En los angeles imagen, Cortázar está firmando un autógrafo, con el acto ya terminado. Así, después de tanta agitación, l. a. jornada culminó un poco más tranquila. Pero los angeles historia no termina ahí. Zito Lema lo recuerda con gran respeto: �Después nos fuimos a comer, creo que a l. a. casa de Cipe Lincovsky, que lo quería mucho. Fuimos unos pocos amigos, y estuvimos casi hasta los angeles mañana del otro día. Pocos días después, Julio y yo nos encontramos de nuevo. Me invitó a comer, y me dijo: “Te tengo que pedir una gran gauchada”. Y en realidad fue un acto muy generoso de él, porque quería donar todos los derechos de autor de Libro de Manuel para que yo los administrara en los angeles defensa de los derechos humanos y de los presos políticos.

Rated 4.67 of 5 – based on 6 votes